sábado, 13 de diciembre de 2008

Sin palabras




2 comentarios:

  1. Explica muchas cosas. Debería ser de visión obligatoria para una amplia lista de personas que no quiero explicitar para no herir susceptibilidades.

    ResponderEliminar
  2. Lo he puesto aquí por varios motivos. El primero, porque el latín de este chaval es estupendo: se entiende perfectamente y, aunque en algún lugar cuela un acusativo donde debería aparecer un dativo, el discurso es gramaticalmente impecable: yo habría metido veinte veces más gazapos. También el contenido tiene una gracia ineludible: ha sabido hacer uso de ese don americano tan estupendo: hablar de cosas serias como si no se hiciera así, eso que decían los clásicos: ilustrar deleitando.

    Me dicen que el año que viene desaparecerá la especialidad de filología clásica en Salamanca, la que fue cuna de los estudios clásicos españoles en la posguerra (Tovar era rector y amigo de Franco). Cuando uno piensa que Harvard tiene más presupuesto que todas las universidades europeas juntas y que, sin embargo, este centro mantiene la tradición del discurso en latín en la ceremonia más importante del año escolar, a mí personalemente se me alegran mucho las pajarillas. Me lo dijo hace veinte años una profesora mía a la que tengo mucha ley: "En los próximos tiempos las lenguas clásicas van a dar un bajón de cuidado, pero, ya sabes, al final cuando la basura aburre la gente vuelve a lo que merece la pena." Yo quiero ver en este vídeo un síntoma de es vaticinio.

    Por cierto, Paco. Por lo de herir subceptibilidades no te preocupes: creo que esas gentes en la que piensas tienen las espaldas demasiado anchas para que nos andemos preocupando.

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total