martes, 28 de diciembre de 2010

Píos deseos para acabar el año


Escribía Gil de Biedma hace más de cuatro décadas: Un orden de vivir es la sabiduría. Y responde Antonio López desde El Sol del Membrillo: Hay que renunciar a algo.

Para conseguir ese orden renunciar a lo accesorio es fundamental. Leo un artículo gracioso de Pérez Reverte y pienso que seguramente debamos empezar el año por eso, por renunciar o, más bien, por aclarar las cosas mediante una nueva Constitución con la que aventar fantasmas, con la que se definan los límites del Estado, su composición y su estructura.

¿Catalanes, vascos o gallegos están a trabajo dentro de la nación y quieren formar las suyas propias? Ole por ellos: que se les pregunte sin tapujos y se salga de dudas. Y cuando las cosas se aclaren definamos un nuevo contrato con un sistema electoral en el que el voto de cada ciudadano valga lo mismo. ¿Queremos una monarquía o una república? Pues igual, a preguntar sin complejos.

Dicen los ajedrecistas que es más peligrosa la amenaza que su ejecución. Pues eso: a vivir sin amenazas ni de unos ni de otros. Dos no riñen cuando uno no quiere.







lunes, 27 de diciembre de 2010

Decadencia verdadera


Un país se puede permitir que sus políticos sean unos ineptos, pero no que lo sean sus fontaneros.


domingo, 26 de diciembre de 2010

Miembro honorario de la SGAE


No hay nada como pensar. Ayer lo hice un minuto y me convencieron los de la ley Sinde, la SGAE y todo eso. Vamos a ver. Yo me compro un CD de Joselito y lo puedo escuchar en casa, pero si lo pongo en la comunión del niño de mi primo, la peluquería de Marirrosi o el bar de mi colega el Barbas, hay que pagar; nada más lógico. Me compro una obra de teatro, la leo antes de dormir y no pasa nada; pero si la represento con mi hijo en la función de cole o con los estudiantes en la fiesta de la uni, hay que pagar. Nada más justo.

Estupendo. Yo enseño a un estudiante inglés -digamos-, él lee el periódico en su casa y sin problemas; pero es que luego, el muy ladino, va y se hace traductor jurado, funcionario de la UNESCO o intérprete de Obama, ¡usa públicamente lo que le enseñé, gana con eso más que yo y encima no me paga un duro! ¿Qué te digo de un colega músico que su antiguo alumno se hizo concertista de fama y levanta veinte veces más que su maestro? ¿Y el pobre desgraciaíto, profesor de ese máster de administración de empresas cuyos estudiantes, repartidos por el mundo se lo llevan en crudo cada mes?

Ya he hecho cuentas: con los años que estoy en el oficio, si todos mis estudiantes licenciados me pasan un cinquito por cien de lo que ganan haciendo uso público de sus conocimientos -por cuya adquisición pagaron injustamente sólo una vez cuando hicieron la matrícula- ya tengo para los restos. Qué digo yo: y mi hijo y mis nietos. ¿No dura lo del copyright cincuenta años tras la muerte del artista?



viernes, 24 de diciembre de 2010

Me partirán por la mitad


Leo que sin la ley Sinde desaparecerá la mitad de la cultura y veo el futuro: un cincuenta por ciento de los arquitectos dejarán de levantar sus edificios; Antonio López y secuaces cortarán su obra en la misma proporción; los matemáticos pensarán a medio gas, también los filósofos; la poesía languidecerá a un cincuenta por ciento; de las grandes orquestas, los teatros de la ópera, los conservatorios, nos quedaremos con la mitad; las compañías de danza, las de teatro clásico, las facultades de bellas artes, los museos, las galerías, los tablaos, los talleres, los graffitis, los mimos callejeros, todos ametalados... Las señoras de Botero, a dieta rigurosa; las esculturas de Giacometti, más canijas si cabe. ¿Sobreviviremos a tanto espanto?


jueves, 23 de diciembre de 2010

Groucho en el Tribunal Supremo


En la nación galesa los niños reciben el noventa por ciento de sus clases en galés y el resto, casi como si de enseñanza de una lengua extranjera se tratase, en inglés. Lo mismo sucede con los de la nación escocesa y la cornuállica. Los de la bretona, la provenzal y los de la alsaciana ven el francés dos horas cada siete días. Los de las naciones veneciana, siciliana y romana estudian, respectivamente, casi solo en los idiomas veneciano, siciliano y romanesco: qué sea el italiano lo saben por la tele. Otro tanto les sucede a los niños de las naciones del norte de Alemania, cuya escolaridad se realiza casi solo en bajoalemán. ¿No es un escándalo que los pequeños de la nación catalana no puedan seguir el camino de sus iguales de los estados más prósperos de Europa? ¿Nos hemos vuelto locos?



miércoles, 22 de diciembre de 2010

De por qué quiero ser pirata


Mirad: a mí me importa un carajillo el asunto de las descargas. El cine moderno en general me parece realmente cutre. Con respecto a los libros, novelas y eso, veo como una maravilla el poder tener dentro del SONY reader que me voy a comprar todos los clásicos del mundo mundial (que por otra parte, o andan por casa o por la biblioteca).

En fin, que la ley Sinde no va conmigo. Eso sí, los que con tanto ahínco hacen uso de las pelis y los libros pirateados de internet y que además se oponen a pagar por ellos deben de pensar poco, porque en menos de un lustro se iban a cargar lo que tanto les entusiasma.

Aunque quién sabe: una sociedad que no produce más basura intelectual durante una generación, que solo lee los clásicos, en la que la escritura se convierte en placer y no en negocio... A lo mejor hasta nos salvábamos un poco.


lunes, 20 de diciembre de 2010

Que alguien me lo explique


Vamos a ver si me entero: el número menor de contribuyentes al sistema de la Seguridad Social sólo es un factor a la hora de considerar su hipotético colapso; el otro es la productividad. Si la siguiente generación sufre una rebaja demográfica del cincuenta por ciento, pero el valor medio de output por individuo se dobla nos quedamos en lo mismo, ¿no?

Durante la próximos veinte años sabemos que el poder de la tecnología se multiplicará exponencialmente; entonces, ¿qué estaremos haciendo ahora mal para que la generación que nos sustituirá, la mejor formada de la historia de España, parezca incapaz -o eso se nos diga- de mantener nuestro sistema de pensiones como nosotros mantenemos el de nuestros padres? ¿No los estamos instruyendo bien para que hagan uso cabal de esa tecnología salvífica? o ¿sí lo estamos haciendo, pero hay quien se beneficia con el espantajo del cerrado por desastre? Pregunto.





sábado, 18 de diciembre de 2010

Más guapa estabas calladita


Mi madre -que no tiene nada de socialista- suele decir cuando se habla de mujeres maltratadas: "A mí mi marido me pegaría la primera vez, pero la segunda vez no, porque, aunque me tuviera que poner a fregar escaleras, no me iba a volver a ver el pelo."

Leyre Pajín: "Es una evidencia que, si las mujeres no denuncian, no podemos protegerlas." Señora ministra, para ese viaje no hacía falta tanta alforja; mi madre lo habría hecho mejor...


miércoles, 15 de diciembre de 2010

Esclavos de su propia sombra



Hace unos años me enteré con escándalo de que la correspondencia de Fernando el Católico todavía no estaba publicada. Eso sí que es un atentando contra la memoria histórica que ningún juez se ha preocupado de enmendar, me dije.

Hay dos personajes trágicos de nuestra historia fundamentales para entenderla, Manuel Azaña y José Antonio Primo de Rivera, que merecen una atención más profunda y desapasionada. Que yo sepa -me alegraría que alguien me contradijera- no existen ediciones críticas y asequibles al gran público de las obras de ninguno de los dos.

Los españoles de dentro de cien años no sabrán quién era Franco ni quién era yo, pero sí recordarán a Velázquez, afirmaba más o menos el primero -cito de memoria- ante el exilio de los cuadros del Prado.

José Antonio se dirigía así a sus correligionarios en 1935:

Evidentemente, para adueñarse de la voluntad de las masas hay que poner en circulación ideas muy toscas y asequibles; porque las ideas difíciles no llegan a la muchedumbre; y como entonces va a ocurrir que los hombres mejor dotados no van a tener ganas de irse por las calles estrechando la mano del honrado elector y diciéndole majaderías, acabarán por triunfar aquellos a quienes las majaderías les salen como cosa natural y peculiar

La historia nos enseña que el mejor gobernante es el rey-filósofo, sí; pero también que a su fértil sombra medran floridos ministros y consejeros caraduras, corruptos y legos en éticas, morales y metafísicas.



sábado, 11 de diciembre de 2010

La altísima grandeza del deporte

Me da asco mi deporte, afirma uno de esos caballeros limpios de pecado que ponemos de ejemplo a nuestos hijos. Los tramposos han disfrutado de una impunidad desesperante, apuntan otros limpísimos de culpa.

Me hace mucha gracia -de esas de reír por no llorar- el que las chicas del antiguo Ministerio de Igualdad se preocuparan tanto del lenguaje y cosillas de poca importancia y que nunca hayan levantado su voz contra el elemento más machista que existe en nuestra cultura: ¿cuántas horas al año dedica la televisión pública al ciclismo, fútbol, motorismo, baloncesto femeninos? (¿Cuántas de deporte paralímpico?) ¿Cuáles son los ingresos medios de una deportista y cuáles los de su equivalente masculino?

El deporte profesional de élite termina siendo un ejemplo desastroso para la juventud, el paradigma del cojonerismo más acendrado y repugnante. El mundo en la que vivimos en el que la austeridad, los valores del conocimiento y de las artes son realidades ridículas, se construye sobre ese paradigma. ¿Cómo vamos a pedir a la juventud que se esfuerce en lo que merece la pena, en eso que hace realmente a un país sano -el saber, el ahorro, el apoyo para mejorar el entorno- cuando les plantamos como ídolos a unos individuos musculosos e ignorantes, opulentos y manirrotos, que se afanan en asuntos tan bobos como superar medio milímetro el salto que dio no sé quién el año pasado? Se les vende el deporte de alta competición como el colmo de la salud: mentira. Trata de llevar a los límites de su resistencia natural cualquier maquinita que tengas en casa y ya verás cómo termina.

Los nazis exaltaron la figura del deportista como un ejemplo de su "nuevo hombre": muscular, fanático, nacionalista, gregario y descerebrado, todos aquellos atributos incompatibles con el decadente pensamiento democrático. Sabían muy bien lo que se hacían.



miércoles, 8 de diciembre de 2010

Para no linchar demasiado de oídas


Pues a lo mejor antes de cortarle la cabeza a nadie estaba bien echarle un vistazo a la página de la Asociación de Controladores y, de paso, a la ley orgánica que regula los estados excepcionales que contempla la Constitución.


martes, 7 de diciembre de 2010

Mi Pepiño no cojea

José A. Pérez, uno de los comentaristas más sensatos de nuestra realidad nacional, en Mi mesa cojea nos dice:

[...] a muchos nos ha hecho sospechar que los controladores han sido manipulados políticamente (si lo son las víctimas del terrorismo, ¿por qué no iban a serlo ellos?)

En resumen, que el Gobierno, maquiavélico, previó toda la jugada, que provocó a los controladores para que a éstos no les quedara otra que montarla, poder militarizarlos, convertirlos en cabezas de turco y hacer que así pasaran a segundo plano los papeles de Wikileaks y la diferencia de dieciocho puntos en las encuestas entre PSOE y PP.

Algunos hemos hecho un gesto de incredulidad y él a renglón seguido ha contestado con su siguiente post.

Jose, chacho, tu teoría está muy bien; pero se te olvida algo: no todo el mundo tiene tu capacidad ni tu imaginación. Si Pepito Blanco hubiera leído El Principe, a Cicerón y tal como que iba a ser como es: esas cosas se notan, hombre...




domingo, 5 de diciembre de 2010

Respuesta proporcionada


¿Estado de alarma porque te tomen el Congreso a tiros, secuestren a dos de los poderes del Estado y te saquen los tanques a la calle? Quita, quita: travesuras de muchachos, cosa de poco. ¿Porque unos terroristas te llenen trenes de bombas y maten, en una mañana, a doscientos ciudadanos? Fue duro, pero no ha lugar. Ahora, ¡que nos jodan el puente de la Constitución! ¡Eso sí es imperdonable! ¡La madre que los trajo! ¡Estado de guerra ya!


sábado, 4 de diciembre de 2010

La parte controlante de la primera parte


Qué queréis que os diga: yo, en un puesto de controlador aéreo no duraría ni dos semanas. No me puedo imaginar un curro más coñazo. Bueno, mis estudiantes, algunos conductores de trenes, me dicen lo mismo. Y supongo que a la gran mayoría de la humanidad le sucede tres cuartos de lo mismo.

Ahora, al que curra, por muy coñazo que sea su labor, por lo menos le pagan. Para mí hay un trabajo más penoso que ése de controlador: el del turisteo; agobiarte en un avión, dormir en habitaciones ajenas, soportar el servicio cutre de muchos hoteles y restaurantes de medio pelo, comer a menudo porquería, aguantar los caprichos de la descendencia y la consortancia... Si encima te pilla una huelga salvaje de controladores, no te digo: comprendo que quieran matarlos. Alguien tendrá que pagar tanta mala hostia acumulada, digo.


viernes, 3 de diciembre de 2010

Chillida archiceleste


Después de escribir la entrada de ayer me enteré (muy oportunamente) de la tristísima noticia de que Chillida Leku, el gran museo dedicado a la obra del portentoso escultor vasco, cerrará el uno de enero.

El valor de la obra del Gran Maestro es tan evidente y palpable como el aire que respiramos, así que no me voy a poner ahora a discutir sobre lo indiscutible ni a intentar convencer a mis cultísimos lectores de algo de lo que sé que están más que convencidísimos. Chillida Leku merece toda la atención que nuestras autoridades puedan concederle, todo el dinero público que se destine a su mantenimiento será poco.

En cualquier caso, recojo unas palabras aparecidas en El País (¿dónde si no?), superiores a cualquiera de las mías:

Después Chillida se adentra en la abstracción desde un punto de vista minimalista reflexionando en cómo atrapar el espacio, cómo funciona el vacío dentro de la materia, cómo representar las emociones que le transmiten la música de Bach, etc. Es un camino personal, sin concesiones, elegante como pocos, sobrio y silencioso como él mismo lo fue. Si ves sus piedras, sus hierros, sus gravitaciones, su obra gráfica sin prejuicios serena y tranquilamente es posible que percibas detrás de esa obra la calidad de la persona que la creó.


Chillida, ante todo fue el paradigma del Artista Universal, el gran Amante de su Obra por encima de todas las cosas, el creador más allá del bien y del mal. Nada le distrajo de la obligación suprema (ni tiritos de peccata minuta, ni chorradillas por el estilo) y eso merece recompensa, en la vida y en la muerte. Loa al Maestro. Viva su memoria. Adelante con los faroles.


jueves, 2 de diciembre de 2010

No me sean ratas con los genios


Hace una temporada le compré a mi hijo una sierrita, clavos de diferentes tamaños y un montón de maderas surtidas. Me las cortó primorosamente y me llenó el jardín -nuestro delicado jardín japonés- de formas graciosas: nos hablan de la densidad de la materia, de la insolubilidad y sublimilalidad del espacio, de la continuidad de las realidades, del pasado que se amalgama al presente y cómo este se imbrica a un futuro conjetural sin solubilidad de imbricamiento; merced al oxígeno, al hidrógeno, sustancias perfectas contextuadas tras aparecer la energía obstusa de la que todo ente mana, las formas matéricas conyugadas entre sí gracias al ser telúrico ferráceo -la lluvia cayó y aparecieron tonos primigenios de tintura ocre en sus formas- las oscuras y convulsas apariencias se transmutaton por obra de la sabia alquimia aunadas a la que obraban los dedos inefables de mi vástago.

En fin, cualquiera que haya leído lo anterior concluirá conmigo que tengo un genio entre manos y que el mundo no puede permitirse el villano lujo de malograrlo. ¿Qué sociedad humana sería tan insensible e ignorante para negarme a mí y a mi muchacho un chutecillo de dinerito público que le permita a él desarrollar sus insondables cualidades naturales, mantener cual merece, en toda su grandura, nuestro inefable jardín y, de paso, a su padre -servidor- un buen pasar mientras se ocupa del natural desarrollo del pequeño? A ver si de una vez y para siempre nos hacemos cultos, responsables y modernos. Digo.


miércoles, 1 de diciembre de 2010

Basteniérica


Bastenier dixit:

una grosera e indecente interferencia [de USA] -que a nadie debe sorprender- en los asuntos de otro país, como han sido en España las presiones sobre jueces, empresarios y políticos


Miguel Ángel, chacho: lo grosero e indecente no es que el Departamento de Estado intente interferir en los asuntos de otro país (claro que a nadie debe sorprender: ¡para eso está!); lo que es grosero e indecente de verdad es ¡que los jueces, empresarios y políticos de ese país accedan a las interferencias! ¿No han interferido en El País? Qué raro... ¿Por qué será?


Entradas populares

Páginas vistas en total