lunes, 1 de febrero de 2010

A los britones (i.e. a todos nosotros) el cielo se les cae en la cabeza


Subject: Paleography/Musicology/King's College London
Date: 31 January 2010 04:57:22 GMT+09:00
To: MUSICOLOGY-ALL@JISCMAIL.AC.UK


________________________________

From: Daniel J. DiCenso [mailto:dd301@cam.ac.uk]

Dear Friends and Colleagues,

Over the last year or so, many of us have experienced the impact of the economic downturn first hand. Some of us have seen budgets frozen; others have seen more extreme cuts--even lost jobs. Drowning in a sea of constant bad news, I admit that even I have become numb to news of academic downsizing. I was not, however, too numb to notice some truly shocking news from King's College, London, where the cuts proposed would not only be bad for King's, but also bad for the academy, musicology included.

As detailed in a recent story in the Times (see link below), King's College London is not only doing away with 22 positions in the Arts, the administrators of the College have devised a system by which even the most senior ('tenured') academics will have to re-apply for their own positions under a massive reorganization scheme. Applicants (or re-applicants) will not only have to demonstrate the number of students taking up their particular subject (proving their economic worth), but also demonstrate the amount of research money they've brought in to the university. Though the Arts are not the only field on the chopping block at King's, we all know that when economics is the only guiding principle, the Arts are more at risk. How can any of us, after all, prove our economic worth?

While the losses at King's are staggering across the board, one of the most shocking losses is the complete elimination of the Department of Paleography, including the prestigious Chair in Paleography, currently held by David Ganz. This is a devastating loss to musicology. It's not just that so many of us who study medieval music rely on the work of King's paleographers each and every day, but that the loss of paleography at Kings and the loss of the prestigious chairship (the only of its kind in England) demonstrates just how dangerous the current economic climate can be for academic specialists of any kind.

In the end, many musicologists may not care about Medieval music or about paleography, but in my view the King's story is a danger to us all: how soon before King's becomes an example--a model, not only for the UK but also for the rest of the academic world? If Kings can eliminate 22 tenured faculty in its most revered departments and ask senior faculty to reapply for their own jobs, what else will be taken from us under the guise of economic reform or, as King's puts it, 'strategic disinvestment'.

The story at King's is still developing and good press is lacking. The link below from the Times is an awkward start. For those interested, Jeffrey Hamburger, Chair of the Medieval Studies Committee at Harvard, is organizing a letter-writing campaign. The person to write to is: Professor Rick Trainor, The Principal, King's College, The Strand, London WC2R 2LS and copy to Professor Jan Palmowski, Head of the School of Arts and Humanities. If you'd like more information about how to get involved, there is a Facebook group "Save Paleography at King's" (http://www.facebook.com/group.php?gid=303202385890) or feel free to write to me off list: d d301@cam.ac.uk


http://timesonline.typepad.com/dons_life/2010/01/university-cuts-redundancies-and-byebye-palaeography.html

Best wishes,

Daniel DiCenso

Department of Music
College of the Holy Cross
ddicenso@holycross.edu







2 comentarios:

  1. El tema daría para hasta altas horas de la madrugada.El caso es que el mundo está cambiando a toda mecha y nada se sustrae a la marea. Y lo que más, quizá, el papel del Estado. O sea, los contribuyentes. ¿Tienen que ver con buenos ojos los contribuyentes que los niños de las escuelas públicas lleven ya quince días haciendo vestiditos para celebrar el carnaval? ¿Por qué tienen los contribuyentes que pagar la educación o la sanidad de gente que tiene un coche de doce millones de euros, una segunda vivienda de cien y que viaja alrededor del mundo varias veces al año? Y así, podría poner mil ejemplos. Cuestiones para pensar. Lo mismo que los derechos de autor. A lo mejor ya se los estamos pagando con el recibo de la banda ancha y los antivirus. En fin, a lo mejor Gordon Brawn ha llegado a la conclusión de que ya va siendo hora de que los asuntos paleograficos pasen a ser financiados por un mecenazgo desinteresado.

    ResponderEliminar
  2. Como tú dices el tema da para muchos distingos. ¿Debe haber una cátedra de paleografía en cada universidad pública? Obviamente, no. ¿Debe haber una cátedra en cada país de la Unión Europea? Yo, personalmente, creo que tampoco. ¿Se debe mantener con dinero del contribuyente europeo (no sólo del británico) la cátedra más prestigiosa del continente en esa disciplina? Yo creo que lo juicioso es hacerlo, y eso por varios motivos. La paleografía es una ciencia estratégica y propedéutica de todos los estudios de la antigüedad y de la edad media: sin un puñado de especialistas formados perderíamos el conocimiento de primera mano de los textos. Creo que, como digo, estas ciencias estratégicas no se pueden dejar al albur de los caprichos del mecenazgo privado.

    Además, ¿para qué necesitamos, por ejemplo, cátedras de matemática teórica (no aplicada) en casi cada universidad pública de Europa pagadas con dinero del contribuyente, un dinero que se malgasta en congresos -todos subvencionados- en becas y en bibliotecas? Con toda seguridad los descubrimientos de esa gente no tendrán aplicación hasta dentro de cien años como poco: ¿por qué tenemos que pagarlos nosotros? ¿Tiene sentido mantener los estudios de música renacentista, los de literatura medieval, los de historia de la antigüedad? Pienso que sí, pero si un elemento troncal a ellas como es la paleografía se elimina, de un plumazo terminamos con la raíz de todas ellas.

    Por ahí se empieza: ¿para qué queremos la física teórica, el acelerador de partículas que ha costado lo que miles de cátedras de paleografía? Mayor motivo habrá para terminar con sus subvenciones, y las de los observatorios astronómicos sustentados por la Unión Europea, y los estudios paleontológicos o paleo-antropológicos. En definitiva lo mismo le da al contribuyente medio la paleografía que el camino de la evolución de los homínidos, la causa última de la aparición de la vida en el planeta, la extinción de los dinosaurios, el origen del Universo, de la materia, o si el final de ésta se deberá a una degeneración de tal bosón o de tal otro. De ahí nunca va a salir, en términos materiales, ningún adelanto para el confort de la humanidad.

    En definitiva: la defensa de la paleografía yo no la veo como un fin en sí mismo, sino como un símbolo de que la curiosidad intelectual, de que la más alta excelencia se debe mantener con el dinero de todos (como defendían entre otros Adam Smith y George Washington), en la proporción justa: con un departamento de estudios clásicos al que se le pida la mayor exigencia en investigación en lugar de treinta mediocres y languidecientes, por ejemplo. Y eso es así porque lo que recibimos del mantenimiento de tal excelencia son valorores casi impagables: el ejemplo del esfuerzo, del sacrificio por la persecución de aquello que de verdad nos hace seres humanos; el conocimiento de las verdades más profundas de la naturaleza, de nuestra condición de seres racionales y el disfrute estético de las obras más preciadas del espíritu.

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total