miércoles, 29 de septiembre de 2010

Huelga, juerga; holgar, hollar, follar...

Expendedor automático de préstamos
¿Los líderes sindicales -muy legítimamente- están en contra de la Reforma Laboral? Ahí tienen la prensa, internet y todos los medios que la sociedad de la información pone en sus manos para argumentar y persuadir a los votantes de su opción; ahí están las calles abiertas, para manifestarse un domingo o día de guardar y así hacer oír su voz.

Promover una huelga general en un país sumergido en una crisis profunda no sólo es ridículo: el que en las actuales circustancias tantas horas de producción se vayan por el sumidero es irresponsable, suicida y hasta criminal.


11 comentarios:

  1. Pues no sé, fiesta más, fiesta menos... siempre y cuando no cierre la hostelería. Por lo demás a algunos empresarios supongo les vendrá de perlas ahorrarse los salarios de un día. En cualquier caso, sirve para dar un poco de tensión al aburrido teatro de la vida. Por lo menos a la vida de algunos: no sabes lo excitados que andaban hoy con el asunto de marras mis vecinos. Jubilados todos, por supuesto. Por cierto, muy interesante el artículo que escribe hoy en la tercera de ABC Alvaro Delgado-Gal. De lo que se dirá esta noche en el debate de Telemadrid, mejor no coment

    ResponderEliminar
  2. Sólo aclarar un equívoco los sindicatos no tienen que persuadir ni convencer a ningún votante, no son partidos políticos. Lo que tienen que hacer es defender los derechos de los trabajadores y un medio que pueden utilizar es la huelga. Otro cantar es que la consideres inoportuna en este momento...Pero los verdaderos culpables de la crisis son los que manejan los dineros y los siguen manejando. Por ello, los únicos criminales son los que han llevado este país y toda Europa a la ruina, no los trabajadores. Perdona, que me ponga serio, pero sobre estas cuestiones no soy capaz de bromear ni de alejarme los suficiente como para ser irónico. Ojala vivieramos en un mundo menos productivo y más dedicado al ocio que es fuente de sana diverión, reflexión y desarrollo del pensamiento. Entiéndase el ocio no productivo, en el que no cabe la televisión cuyo fumdamento principal es el negocio

    ResponderEliminar
  3. Ciertamente, no está la situación para paralizar la economía ni un solo día. Incluso se podría decir que si el gobierno se echara atrás en las medidas de ajuste del gasto público y en la reforma laboral, la situación sería peor. Me parece justa la pataleta contra el gobierno porque ha tardado demasiado en implantar medidas, pero la huelga implica la petición de que tales medidas desaparezcan, lo cual tendría consecuencias desastrosas. El castigo, en las urnas.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, sobre las causas de la crisis -no es cosa mía sino de gente como Krugman- hay mucho que hablar. Se puede decir que la crisis financiera la provocó la especulación y el capital, pero entonces ¿por qué hacer una huelga ahora contra una medida del Gobierno y no entonces cuando estalló la crisis o cuando el paro empezó a subir?

    Por otro lado, sabemos todos que la crisis particular de España tiene un componente muy particular: el exceso de gasto y el poco ahorro, del que culpables somos todos los segmentos de la sociedad (incluidos los sindicatos). La huelga no tiene como objetivo "los culpables de la crisis" por supuesto, sino una medida puntual del Ejecutivo, de ahí que yo hable de "los votantes"; es a ellos a los que corresponde la responsabilidad de rectificar las decisiones del legislativo en la medida que son ellos quienes lo eligen en cada elección general.

    Estoy de acuerdo con Miguel en que sería deseable que viviéramos en un mundo más lúdico y menos productivo y en el que valorara más la reflexión y menos la acción, pero la realidad es que nos apuntan los que piensan sobre estas cosas que al margen de cuestiones cíclicas, esta crisis tiene un componente profundo: responde a un movimiento en el que colisiona la baja productividad relativa de Occidente en comparación con las economías que emergen con un afán tozudo de mantener el mismo nivel de consumo. El protestar con un paro, y no con otras medidas posibles a mano de los sindicatos (que no son "los trabajadores" en la medida en la que la afiliación es mínima) parece, como poco, una idea insensata.

    Es posible, como dice P de la Vega, que a algunos empresarios les venga bien el ahorrarse ese salario, pero no a aquellos (que todavía hay) que cuentan con empresas competitivas y que tienen que hacer frente a fechas de entrega en el mercado exterior, que en definitiva son los que nos tienen que sacar de la crisis.

    Por supuesto que el Gobierno ha tardado mucho en reaccionar: una Reforma como ésta no se impone en épocas de crisis, sino se implanta en las de bonanza con el consenso de todos.

    ResponderEliminar
  5. Pues mira tú qué bien. ¿Y por qué no tienen crisis en Corea del Sur? Se lo diré a ustedes. Porque los trabajadores cuando salen del curre, en vez de al bar van a la academia. Y hay trescientos mil padres dispuestos a pagar a sus hijos una universidad en USA. No le den más vueltas porque se marearán. Todo el problema consiste en querer vivir como si se hubiese estudiado sin haberlo hecho. Ya lo señaló en su día el gran Félix: "y todo por no haber querido estudiar"

    ResponderEliminar
  6. Lo que más me sorprendió de mi viaje a España fue que mi Universidad de Salamanca está llena de chinos que no sólo estudian la lengua, sino que están en diversas facultades en estudios de lo más variado. Mientras tanto nuestros licenciados o emigran (a China algunos) por falta de perspectivas o tienen que servir pinchitos a esos estudiantes.

    ResponderEliminar
  7. No te engañes Jacobo, esos títulos de lincenciado para servir pinchitos los expenden en las tragaperras junto al paquete de Winston.

    ResponderEliminar
  8. Pues es verdad, pero no me digas que no hay contraste en que los padres chinos estén dispuestos a pagar el que sus hijos se vayan al otro lado del mundo cuatro años a conseguirlos mientras que yo no he oído todavía de ningún progenitor español con el nervio suficiente para enviar a su prole a Pekín a que se licencie en chino. Seguramente ahí también expenden títulos en tragaperras, pero, tal y como se están poniendo quien consiga uno tendrá asegurada la vida.

    ResponderEliminar
  9. querido jacobo,
    no te pongas estupendo. Todos podemos (y debemos) opinar la crisis, la huelga y lo que haiga menester. Afortunadamente no son ( no deben ser) ámbitos reservados a catedráticos y noveles de economía.
    No voy a hacer ningún discurso para convencer a nadie a favor ni en contra de parar hoy pero te aseguro que el PIB va a depender muy, muy poquito de lo que pase hoy.
    Y sí, yo paro, aunque solo sea por poner mi granito de arena para que el movimiento sindical, con todas sus virtudes y sus defectos, ponga en valorque es un interlocutor valido y representativo.
    Si no son nuestros sindicatos ? Quien va a representarnos? Jiménez lossantos?
    Díaz ferran? Esperanza Aguirre? !que miedo!
    Ana

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno, Ana, lo del miedo, sobre todo a Esperanza Aguirre. En España en cuanto alguien sabe idiomas y tiene algo de preparación, ¡hale, a tenerle todos miedo! Sobre todo los "PRISAmaniacos". Mejor tenérselo, digo yo, a la falta de cualificación de los trabajadores en general. Por lo visto estamos en el puesto ciento y pico de competitividad. Y no hay ninguna universidad española entre las doscientas mejores del mundo. Y un largo etc...
    Por lo demás, totalmente de acuerdo con lo de la necesidad de unos sindicatos sólidos. Pero eso, me temo, no se consigue con huelgas generales de caracter más bien político sino con tasas de afiliación de los trabajadores elevadas. Como en Alemania, un suponer.

    ResponderEliminar
  11. No se podrá quejar usted del número de comentarios que ha suscitado su entrada, aunque con un texto del que emana tanta seguridad como ideología de la derecha mas recalcitrante no me extraña que se haya instaurado la polémica. A toro pasado creo que la huelga solo ha servido para que los supuestos representantes de los trabajadores hayan manifestado su lógica disconformidad a unos recortes de su bienestar mas inmediato, y aunque solo eso, para la práctica del ejercicio de la libertad y su consecuente estímulo vital, valía la pena esa huelga.

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total