jueves, 22 de enero de 2009

¡Aleluya!

Después de toda la tabarra que di el año pasado sobre firmas para departamentos de humanidades que se cierran, derechos de autor que se extienden a las quintas generaciones y demás desgracias para la subespecie de homínidos que nos dedicamos a las (mal) llamadas ciencias humanas, es para mí una satisfacción enorme el anunciar urbi et orbi que a uno de los más ilustres representantes de los estudios proto-japonológicos de la actualidad, mi primo Bjarke Frellesvig, catedrático de la Universidad de Oxford, le ha sido concedido ¡un millón de libras! para su proyecto Verb semantics and argument realization in pre-modern Japanese: A comprehensive study of the basic syntax of pre-modern Japanese. Este estudio será la llave fundamental que nos permita después abrir la puerta de ese bastión que se nos negaba tras tantos años de asedio: la naturaleza más profunda de la sintaxis proto-japonesa y, de rebote, las posibles relaciones genéticas que puedan existir entre nuestro idioma y los de su entorno. ¡Aleluya!

5 comentarios:

  1. Pues creo que su Graciosa Majestad Británica, pero es posible que los fondos vengan un poco de aquí y allí (comisiones europeas y tal). Voy a investigarlo y luego te lo digo.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, me maravillo de que alguien ponga tanto dinero para eso y no caigo en la cuenta de que aquí en España venimos poniendo hace años sumas ingentes para la supervivencia, cuando no invención, de lenguas, o dialectos, regionales.

    ResponderEliminar
  3. Verás, a mí la cosa me parece que es así: no creo que haya país en el mundo en el que Japón invirtiera más académicamente (cuando podía a manos llenas, o sea, en los años ochenta) que en Inglaterra. Ahí están por ejemplo las cátedras fundadas (y financiadas) por entidades japonesas en varias universidades. Cuando he ido por el Museo Británico, no podía dar un paso (sobre todo en la tienda y en la cafetería) porque estaba lleno de japoneses. Aunque haya más estudiantes que elijan América para estudiar inglés, proporcionalmente el número que va para Inglaterra (incluso como turistas) es enorme. Me imagino que tú lo llamarías (como en el caso del Cervantes) macizar. ¡Menudo orgullo herido (dulcemente) para Japón y menudo prestigio para Inglaterra el que el mayor proyecto de investigación lingüística relacionado con la lengua del país no se haga en una universidad nacional, sino en Oxford! "Si ellos lo hacen será por algo (porque a los ojos de los ingleses somos importantes), qué majos, qué cultura más hermosa, qué pubs, qué música más bonita!"

    En fin, no nos llamemos a engaño: en el fondo pura publicidad para atraer turismo. Lo dice la página de internet del departamento gubernamental que ha puesto las libras; algo así como: "Para ser competitivos otra vez". ¿En qué van a competir los europeos en el siglo próximo?
    Seguro que lo adivinas: claro, en la promoción del castúo, el murciano y el astur-leonés.

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total