lunes, 25 de abril de 2011

"Todo lo que se puede se quiere"

Cierta persona por la que conservo un cariño especial -a pesar de los muchos años que no la veo- y yo representábamos con nuestro grupo de aficionados una obra de teatro: su papel era el de una marquesa y el mío, de un cura; no hará falta añadir que yo lo bordaba (pero, como hay mucho incrédulo por el mundo, lo añado). Cuando a ella le tocaba decir una frase, muchas veces se confundía y soltaba la contraria: "Todo lo que se puede, se quiere".

Hace unos días mi amiga me la recordó y yo le respondí que pensaba que precisamente esa frase y no la que aparecía en el guion era con mucho más sabia. En fin, que todo esto viene porque me ha dado por pensar que hay cosas que he podido hacer en estos últimos años y que se han quedado en el camino que va de la intención a la realidad sólo por no querer hacerlas, o sea, sencillamente por pura vaguería.

Y nada, ese es el motivo y no otro por el que el ritmo de los artículos de este blog ha bajado repentinamente: porque estoy embarcado a tiempo completo en asuntos que debería haber rematado hace ya demasiado y que ahora precisamente -yo soy así- siento urgencia por finiquitar.

Lo de arriba no quiere decir que abandone este espacio en absoluto; pero por un tiempo -meses, quizá algún año- lo podré frecuentar mucho menos asiduamente.

Me tendréis, con todo, en el Twitter del margen del blog: ciento cuarenta letrillas -creo que son- se avían en medio credo...



2 comentarios:

  1. Efectivamente, creo que no hay frase que condense mejor todos los males del mundo. Todo lo que se puede, se quiere, y se tiene, añadiría yo. Mis vecinos, por ejemplo, que no hay cachivache del que se priven. Todos, por supuesto, a motor de gasolina. Una verdadera delicia.

    ResponderEliminar
  2. Nunca me cansaré de citar a Antonio López en "El sol del membrillo": "Hay que renunciar, siempre hay que renunciar a algo".

    Quizá esa sea de verdad la raíz de la sabiduría, o sea, lo que también decía, mas o menos, otro que se las trae -Julio Cortázar-: "Lo importante no es tanto el libro que uno lee, sino la elección que ha hecho de, por leer este, renunciar al resto de los libros del mundo". Pues eso.

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total