lunes, 28 de julio de 2008

Adiós


Entre las obras literarias del mundo siempre me ha emocionado la narración del Ragnarök (La caída de los dioses) del final del Gylfaginning. Celestiales, monstruos, todos los seres legendarios y comunes, en lucha titánica e irrepetible, morirán uno por uno; la tierra se hunde en la tiniebla y por fin las estrellas, el cielo mismo, van cayendo lentamente.

Hasta los dioses verán un fin. Ellos lo saben y lo aceptan. Unamuno comparaba al escritor con un dios en miniatura: Si tus obras nacen muertas, quién sabe si tú, por dentro, no estés muerto. Con pareja sensatez remató -algunos años antes- Arthur Conan Doyle: La mayor sabiduría, retirarse a tiempo.

A este blog le llegó su Ragnarök: continuarlo sería repetición y hastío. Sobre la hierba, en la pradera, las espadas, las armas de divinos e infernales, son últimos testigos del combate. ¿Vendrá esa mañana en la que nuevos dioses, otros montruos, frescos y pimpantes, aún atónitos, las miren y pregunten su sentido? Ellos sabrán. Quizá también vosotros.

Hasta siempre. Adiós.





5 comentarios:

  1. una pobre violeta29 de julio de 2008, 3:11

    Pues adiós, aunque lo siento mucho,era divertido leer tus comentarios y sobre todo mirar esa cuidada elección de las imágenes de cada post. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Una gran sorpresa y un cierto sentimiento de desolación. Espero que tras un tiempo de descanso vuelvas, quizá con un formato diferente.

    Y ojalá de vez en cuando te asomes por lo mío.

    Te echaré de menos.

    Un saludo afectuoso,

    Paco Lapuerta.

    ResponderEliminar
  3. Te leo fielmente,tu blog es lo primero que abro cuando me conecto a internet, y me encanta. Pero nunca comento nada; considero que mi prosa no esta a la altura... y menos mis habilidades ciberneticas.
    Que pena me da! Te echare mucho de menos. De verdad.

    ResponderEliminar
  4. No puede ser que no vuelvas a escribir, con lo mucho que me he divertido desde hace meses leyendo tus posts, no puede ser que abandones a tus lectores, con la cantidad de cosas que me enteraba a través de tu blog, no puede ser que no tenga un canal para seguir tus ideas, ahora que por fin había descubierto que aunque tuvieras algún amigo que no te merece tu eres lo que se llama en mi pueblo de buena pasta. En fin, espero como ese señor de la foto de nombre misterioso(para mi), que vuelvas y si eso ocurre desearía que me avisaras.

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total