viernes, 17 de octubre de 2008

La altura de las pirámides


Chiste de primera página de Le Monde: "Oye, esto de la crisis debe de ser en serio; hace tres días que no hablan de Carla Bruni." 
Sé que a nuestro Presidente Rodríguez le sobran las ideas pero, ¿qué tal un divorcio fulminante seguido de un enlace por lo alto, digamos con algún miembro (masculino, a poder ser) de la Casa de Alba? Cortina de humo perfecta: no habría necesidad de recurrir a estas tan burdas que recientemente anda ensayando: me refiero, claro está, a la humorada que acaba de protagonizar uno de sus corifeos solicitando el acta de defunción de Franco y del resto de la jauría fascista. De cualquier manera, a consolarse; esto de los disparates es como la física: acción~reacción equivalente; cuando más anémica la barbaridad, más sesuda la respuesta. Me da mucha alegría el haber leído finalmente una opinión sensata de un miembro del Partido Socialista, ¡después de tanto tiempo!:
Ramón Jauregui ha señalado que la Ley de la Memoria Histórica, de la que él fue ponente, "nunca pretendió una causa general contra el franquismo, ni una investigación penal" como la que ha abierto el juez Garzón. En declaraciones a Telecinco el diputado socialista ha manifestado su "impresión" de que "el camino jurídico de esta resolución es dudoso" al considerar que se entra en un conflicto jurídico entre la aplicación de la amnistía y la posible naturaleza de crímenes contra la humanidad de estos delitos
Ridículo berenjenal. Si al menos sirve para que gente de un partido que protagonizó algunas de las páginas de mayor ponderación de la historia reciente vuelva un poco por sus fueros, bendito sea. Se hace camino al andar, bueno, en este caso al desandar... siete pueblos, oye.





5 comentarios:

  1. Porque, en efecto, se ha pasado siete pueblos... Nuestro juez padece desde hace tiempo "erostratismo" (o síndrome de Eróstrato), que ya Unamuno denunció como afán de inmortalidad a través de la notoriedad al precio que sea.
    E ignorancia, pues no ha entendido eso que se dio en llamar "espíritu de la transición", que fue un acto de reconciliación colectiva institucional.

    Saludos,

    F.

    ResponderEliminar
  2. Lo del "erostratismo" no lo conocía, pero me parece de molde para el caso. Es posible que, como tú dices sea cosa de pura y simple ignorancia mezclada con estupidez: abrir la caja de Pandora posiblemente no sea lo que convenga en esta época de vacas flacas. Puñetera ignorancia.

    ResponderEliminar
  3. Acabo de leer un comentario excelente en el artículo de "El País" que no quiero dejar pasar entre la balumba:

    No creo que haya que devolver ninguna dignidad a las víctimas republicanas. Quienes perdieron la dignidad fueron los verdugos, no sus víctimas. Los luchadores por la libertad no perdieron su dignidad nunca..

    Fueron los verdugos (de ambos bandos) los que perdieron su dignidad, sí señor. No se puede decir más con menos palabras.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante eso de incendiar templos para hacerse famoso. De todas formas es muy curioso que teniendo tal propósito, luego, haya que sacarle la confesión por medio de suplicios. ¿En qué quedamos?

    ResponderEliminar
  5. Por que ya lo decía mi madre: "No es pintar como querer", o lo otro de que "El espíritu está presto, más la carne es débil" (o en versión de los rusos: "El vodka, estupendo; el filete, podrido"). Así es la vida, también pa los antiguos.

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total