miércoles, 10 de noviembre de 2010

Gastar, ahorrar... ¿Quizá invertir?


Leí la entrevista que Millás hizo a F. González el domingo pasado en El País. Dentro de la morralla hay reflexiones que son para pensar un rato.

Las cosas se pueden resumir en que lo que llamamos el mundo occidental, con excepciones, se ha gastado lo que tiene que pagar durante los próximos 25 años. Estamos endeudados hasta los ojos mientras que Oriente ha ahorrado hasta las cachas.


No es que Oriente -en especial China- haya ahorrado: es que ha sabido invertir. Ejemplo: me enteré ayer por un programa de A Hombros de Gigantes de que esa nación ha pasado en diez años de cero a convertirse en una potencia mundial en genética.

Las universidades españolas subsisten infradotadas, los medios para investigación se han recortado en los próximos Presupuestos; el sabio, el científico, es, además de un ave rara en el panorama hispánico, un ser casi risible. Entre la tesitura de fundirse el patrimonio en una vivienda super-guay o en costear a un hijo un doctorado en una universidad de primera, ¿cuántos españolitos han elegido lo último? Pues los chinos parece que tienen muy claras sus preferencias.

¿La crisis? La auténtica no es la de la falta de dineros, sino la de la sobra de insensatez; es que el triste refrán "No hay saber como el tener" siga incrustado tan profundamente en el pensamiento español.

2 comentarios:

  1. Cuanto más le miro, más me lo pregunto: ¿cómo ha podido llegar este tío a Presidente del Gobierno? Sin duda la respuesta daría para una sesuda tesis doctoral. Y mientras tanto, Gallardón, la gran esperanza blanca de los afligidos, dirigiendose a "La Señora" desde una tribuna levantada al efecto en la Plaza Mayor de Madrid para que ayude a resolver la crisis que nos tiene atenazados. Ya saben, La Señora, es decir, la virgen de la almudena.

    ResponderEliminar
  2. Es uno de los misterios de la España contemporánea que dudo que los historiadores sepan resolver nunca. Es algo así como el guión de la última película de Peter Sellers. El problema, claro, no es que sea un semi-analfabeto, sino que intente camuflar su falta de luces nombrando a esos ministros incapaces de hacerle sombra si no es en el nivel de su propia ignorancia.

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total