jueves, 4 de noviembre de 2010

Gargoris y el gran Fantasmóvidis


Vamos a ver: ¿a qué tanto lío? ¿Ninguno habéis tenido un amigo que va diciendo que se trajina a todo bicho moviente y que al final, si es médico, no sabe ligarse más que a una enfermera; si oficinista, a una secretaria y si profesor, a una estudianta (y además japonesa)? Pues eso.


3 comentarios:

  1. ¡Jo! Había el otro día un debate en la cadena socialdemócrata por antonomasia en el que cuatro mujeres se rasgaban sin cesar las vestiduras bajo la batuta de un tal Calleja, una especie de cura vasco. Daba risa de tan de acuerdo como estaban en todo lo concerniente a la villanía del efebo de la foto. Para mí que sin querer le vendieron unos cuantos miles del libro en cuestión. Que el pájaro es un tanto impresentable nadie puede negarlo, pero sería bobo no reconocerle ciertas virtudes, como esa prosodia florida cuando lee un texto que es que parece que está hablando Dios o poco menos.

    ResponderEliminar
  2. Dragó es el mejor comunicador televisivo en cosas de literatura que ha habido nunca. Sus programas son realmente agradables de ver e interesantes, sin caer ni en el exceso erudito ni en la vulgarización cutre. Es un tío que merece la pena (y mucho) verlo.

    Luego pues todos sabemos que es un fantasma: si realmente fuera todo lo leído que dice, todo lo interesado por el mundo de las letras y tal, después de haberse pasado media vida en Japón (por ejemplo) leería el japonés mejor que yo, y todos sabemos que no sabe decir más que cuatro palabras de supervivencia. Lo mismo con el árabe.

    De lo que cuenta de su vida personal, pues ya se ve que tres cuartos de lo mismo. Si vas de transgresor, de tío más allá del bien y del mal, pues te pasas todo por el forro de las pelotas y dices: "Qué pasa, pues me las tiré bien tiradas y al que le moleste que se aguante." Lo que sucede es que Espe le llamó y le dijo que si no contaba la verdad que se despidiera del momio de Telemadrid y, entre el malditismo y la pasta eligió la última. No hay más historia.

    Rasgarse las vestiduras por una chorrada de fantasma (cuando hay tantos en nuestra tierra) es de memos enteros y nada más.

    ResponderEliminar
  3. Para terminar: la verdad es que, por encima de todo, Dragó es un tío que ha sabido organizarse la vida de miedo. Será por envidia por lo que por una bobada la gente se le tira a la yugular. El cainismo nacional. Qué le vamos a hacer. Ya me gustaría a mí saber montármelo la décima parte de como se lo monta él...

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total