sábado, 26 de abril de 2008

La casa del parque


Finalmente ya estamos asentados en la nueva casa del parque. Aunque no se trate de un lugar tan bucólico como el de la pintura, lejos no le anda. Por las mañanas, cuando voy al trabajo, lo hago por el camino de un río desde el que me saludan las ánades reales y un solitario cormorán -negro, impresionante- que a esas horas están procurándose el desayuno. Hace unos días, cuando volvía por la tarde, me topé con una víbora de más o menos dos metros que plácidamente tomaba el sol sobre un bloque de cemento.

Estamos todavía rodeados de cajas, pero esperamos salir con el oficio durante la pequeña vacación de golden week.

Es conocimiento público que, desde hace más de treinta años, me pegan bajones anímicos de intensidad variable durante la primavera: este año los estoy combatiendo, además de con paseos por el monte, con sesiones de escritura poética -he vuelto a los sonetos eróticos- y ensayos musicales pianeros. Otro día intentaré explicar cuál es el motivo por el que creo que éstos (amén de la práctica del dibujo) me parecen que sean los mejores tratamientos para los ataques de la bilis negra que, por lo que nos dicen los libros, han acechado a la humanidad desde que el mundo es mundo.

Eso es todo: el niño lleva ya dos horas de siesta y si no lo despierto ya, por la noche no hay quien lo acueste. Aunque esté lloviendo nos vamos a dar un paseo hasta la biblioteca de Tsurumaki a tomar prestado algún librito: la paternidad, ya se sabe...




3 comentarios:

  1. La primavera que todo lo impregna. Incluso ese fálico parque con el que ilustras tu comentario. ¡Ay, Dios! ¿Lo resistiremos? Y a palo seco...

    ResponderEliminar
  2. Pues imagínate como sería la escena si el pintor hubiera elegido inmortalizarla media hora más tarde: a saber lo que harían ya los dos que están en "tierno coloquio" primer término.

    Con respecto a lo del "palo seco" te repetiré aquello que ya te dije en noviembre pasado:

    Porque semos tal cual roca
    recios de carne y de cuero
    y aun gozando de madero
    para saciar a una loca
    (y a cincuenta que se empeñen)
    nos falta el que nos enseñen
    a ir de rambos por la vida;
    ¡que hoy tiene mucha salida
    el ser burro con el palo!
    (useasé: con el falo).


    Qué le vamos a hacer a estas alturas...

    ResponderEliminar
  3. ¿El poesma es tuyo? seguro que lo has copiado de algun sitio, auque seguro que no es de Cervantes

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total