martes, 11 de enero de 2011

Pobres dagnificados de boina y capucha


Si la cosa es muy simple. Me la explicaron hace treinta años: "Pregunta en un pueblo por los más brutos y después por los de HB: son los mismos".

ETA es un negocio montado para mantener a esa gente. Como muchas empresas se financia por dos vías: la privada y la pública. Con la Ley de partidos el grifo de la pública se secó, y como con la privada (el impuesto revolucionario) no daba ha habido que tomar medidas de urgencia para ver si del grifo vuelve a manar subvención.

¿Pero en ETA nadie piensa un poco? Lo cuenta muy bien Mario Onaindía en sus memorias: había gente muy valiosa, pero a esos Franco los metió en la cárcel, tenían mucho tiempo libre, como posesos se pusieron a estudiar historia, sintieron vergüenza ajena al leer las obras de Sabino y tuvieron que salirse. Los que hoy quedan, la nueva generación, no son ni más ni menos que unos pobres dagnificados del desastre de la LOGSE. Como el Estado tiene la culpa la Ley de dependencia los debería amparar.


7 comentarios:

  1. Sinceramente, creo que todos estos asuntos nacionalisticopericalifristicoespiralidosos se condensan perfectamente en la frase de Boadella:Lo único que deploraba era haber perdido tanto tiempo de mi vida artística enredado en un litigio provinciano.

    Claro que por nada del mundo hay que olvidar el peaje de vidas. El que la ha hecho la tiene que pagar.

    ResponderEliminar
  2. En el minuto 36 de La pelota vasca, la piel contra la piedra aparece una niña de pocos meses que tiene que hacer mil kilómetros para que su padre la vea. Yo pensé: "Qué suerte tiene: los hijos de los muertos ni haciendo cien mil pueden conseguirlo". Nunca hay que olvidar esa sutil diferencia.

    ResponderEliminar
  3. Los sujetos liberados de ETA pienso que no son víctimas de la LOGSE, creo que ningún plan de enseñanza los hubiera salvado de la estulticia, son los tontos-agresivos del pueblo, incapaces de sublimar un solo instinto, individuos antisociales perdidos para la vida en comunidad, basta leer algunas entrevistas que salen de vez en cuando en prensa.
    Los tres niños judíos, probablemente leyendo el Talmud, ofrecen un aspecto un poco mas agradable que los cofrades emboinados, pero también dan miedo, como todos los fanáticos.

    ResponderEliminar
  4. Perdidos para la comunidad o perdidos por exceso de comunidad?

    ResponderEliminar
  5. Al menos esos judíos de la foto leen algo. Los cachorros de la eta leen fhm y ven al gran wyoming en la tele; que los cuelguen a todos los etarras del árbol del Guernica de una puta vez (NO VALEN NADA, NO SON NADA) y que nos dejen en paz.

    ResponderEliminar
  6. Busco fhm y me doy de bruces con una página de señoras semidesnudas, no hay mucho que leer, ¿Como sabe el exaltado que los de ETA también leen esa página?

    ResponderEliminar
  7. No, los chicos de ETA no son dagnificados de la LOGSE sino de algo peor: del modelo A de educación del Gobierno Vasco, o sea, de la inmersión en Euskera. Estos muchachos, según me cuenta gente que de esto sabe, aunque entienden el castellano, no se encuentran agusto conversando en nuestro idioma común, de modo que cuando llegan a la universidad solo se relacionan entre ellos, evitando así contacto con gente gracias a cuyo trato pudieran disfrutar de opiniones diferentes a las horrendas que les han metido en la cabeza durante su etapa escolar: que Euskadi es una unidad de destino en lo universal oprimida y masacrada por dos imperios del mal, y chorradas de ese estilo. Me decía una vez alguien muy perspicaz que la ideología de los batasunos era un calco de la del franquismo, mutatis mutandis. Cuando Franco prepara el golpe del 18 de julio recomienda que las acciones sean lo más violentas posibles porque ese es el mejor modo de desorientar al enemigo, tal cual hacen los etarras. La estética grimosa del régimen católico-policial también se parece a la de esta gente. Mirad si no el último comunicado: tres individuos vestidos de color estaméñico-penitencial, encapuchados en blanco como procesionantes de semana santa, un sacerdote acompañado de dos acólitos, una mesa revestida igual que un altar también en blanco, el crucifijo sobre un fondo azul mariano sustituido por un símbolo religioso, el caduceo, y un tonillo admonitorio que podría haber sido el de un cura joven salido de las filas de Falange. Para terminar, una ikurriña, cuyo diseño es en realidad (como las banderas de los países del norte de Europa) una exaltación cristiana.

    Los seminaristas de la primera hornada de ETA (Onaindía y gente así) habían vivido en una dictadura y se habían criado con una educación totalitaria, pero se mezclaban con gente de todo tipo, lo que hizo que a poco que tuvieran tiempo de pensar la mayor parte de ellos renegaran de las tonterías de juventud. A estos muchachos les va a resultar mucho más difícil, por no decir imposible.

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total