viernes, 12 de septiembre de 2008

Borgeando


Para conmemorar el treinta aniversario de la visita a estas tierras del autor de Ficciones, el día veinte, sábado, a invitación de la Sociedad Borgiana de Japón, repetiré la conferencia que di el pasado diciembre (Borges y Japón), pero en parla diferente: cambiaré el inglés por el español. Para los que desconozcan nuestro idioma, se repartirá un resumen en japonés y la fotocopia de la del simposio de Salamanca. Las preguntas, pues en la lengua que uno quiera, faltaría más (Uno de mis maestros, J. A. Pascual, siempre decía que lo que más le agradaba de mí era mi humildad ). Vaya, que a las tres de la tarde, en el aula 113 del edificio 1 del campus de Hongo de la Universidad de Tokio (¡Qué miedo!), os espero. 
Como se suele hacer en este país en casos similares, os agradecería que, el que se anime, me pegue un toque, y eso por dos cosas: para poder avisar a la organización de que haga más copias de los poemas y para comer acompañao en el restaurante vegetariano de Jimbocho (Mother's) al que voy siempre que me paso por allí. Si alguno me busca, entre lo del restaurante y la conferencia me encontrará en el rincón de los libros de lingüística de Oshima (ver foto), la librería de viejo de mis entretelas, en la esquina del cruce. No lo puedo evitar: desde el día que me regaló esa antología rara de la obra de Erich Kästner  la dependienta que se pasa la vida de pelea con su teléfono portátil, (junto a los declarados: Carmen Pensado, Emma Kirkby y Cecilia Bartoli) se convirtió inevitablemente en uno más de los amores de mi vida.






No hay comentarios:

Publicar un comentario


Entradas populares

Páginas vistas en total