sábado, 13 de septiembre de 2008

¿Dónde habré oído yo esta frase?


"Si la recesión sirve para limpiar la economía y remontar la situación, no tiene la mayor importancia" (Pedro Solbes, Ministro de Economía de España, 2008)
"Dejemos que el sistema se limpie de su propia podredumbre" (Andrew William Mellow, Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, 1929)






4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con los dos señores. Nada con mayor poder regenerador que el sufrimiento. Aunque para ser más exactos debieran haber añadido que todo el mundo se haga cargo de que, en adelante, lo de "al que Dios se la dé..." sera la ley imperante por excelencia. Y ya sabemos todos que a señores como estos nunca se la suele jugar Dios.

    ResponderEliminar
  2. Sí claro, Mellow murió en su cama y no arrojándose al vacío o muerto de hambre por las esquinas. Solbes seguramente acabará sus días pacíficamente, centenario, en la Clínica de Navarra. Pero, en fin, la cosa es que hoy sabemos que si Roosevelt se hubiera cruzado de brazos mientras "se limpiaba la economía" como quería Mellow y no hubiera escuchado a Keynes a tiempo la crisis duraría hasta hoy por lo menos. ¿Conocerán nuestros políticos de hoy la suficiente historia económica para estar a la altura? Por si acaso vete preparando las velas de santa Rita.

    ResponderEliminar
  3. No sé, querido Jacobus, si un nuevo new deal sería en estos momentos factible. Me temo que no. Convertir en consumidores a todas esas masas de desarrapados no creo que lo pudiese soportar el planeta. Para mí que más que un Keynes lo que necesitamos para salir de esto es un Maltus. En cualquier caso, será lo que los dioses quieran, así que, a vivir que son dos días.

    ResponderEliminar
  4. Fíjate tú que la élite de la élite de los países anglosajones en aquellos años decían lo mismo que tú, con una variación: "Convertir en consumidores a todas esas masas de desarrapados no creo que lo pudiese soportar la civilización".

    Obviamente la solución, si hay una, está en la educación. Fíjate tú que mañana mismo yo arreglaba el planeta con tres medidas: más energía nuclear, anticoncepción masiva y extensión de los cultivos genéticamente modificados. De un plumazo terminábamos con el efecto invernadero, la superpoblación y el hambre en el mundo que, según parece, son las lacras de la humanidad. ¿Problemas? La falta de instrucción universal que crea nuevas fes (la antinuclear, por ejemplo) siempre interesadas.

    Bueno, y para acabar, tampoco estaría mal el que tuviéramos unos políticos algo más enterados de cómo funciona el mundo.

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total