jueves, 13 de mayo de 2010

La ilustración de los buenos


Hoy he de ser cruel para mañana ser magnánimo. ¡Qué extraño que, en su alocución de ayer al Parlamento, el presidente Rodríguez no citara esa frase de tragedia!

Sangre, sudor y lágrimas, dijo Churchill. Sí, pero también: Un político lee informes; un estadista, los clásicos.


5 comentarios:

  1. Creo que este artículo podría ayudar a entender algo de lo que está pasando:

    http://www.abc.es/20100513/opinion-tercera/problema-economico-solucion-20100513.html

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por el artículo. Aunque esté plagado de referencias técnicas que no entiendo, creo que es de verdad un escrito magistral: rezuma de esa "cortesía del economista" de la que hace tan buen uso la gran tradición americana (Galbraith, Samuelson, Friedman, ahora Krugman).

    En fin, creo haber entendido que en el fondo del problemas hay dos vicios: el que los españoles, como nuevos ricos iletrados, se endeudaron por encima de sus posibilidades durante la época de vacas gordas y el que el tejido económico se basa en tecnologías de mínima calidad, de poco valor añadido y que utilizan con mayor eficiencia y bajo costo los países no desarrollados contra los que no podemos competir.

    Siempre he pensado, como lego que soy en economía, que existían dos factores que a ojos vista hacían de España un país débil entre el grupo de esos a los que creía pertenecer: la inexistencia de una cultura de (relativa) austeridad, y la baja inversión en enseñanza.

    Con respecto a lo primero creo que los doce años del Gobierno de González fueron nefastos: el público veía a los políticos tirar de VISA oro y aspiraba a hacer lo mismo: falta de "pedagogía social" que dirían ahora. Lo segundo, la triste situación de la enseñanza, nos ha llevado a formar una generación (la mía) con un porcentaje de titulados mayor en toda la historia de España, pero formados con medios insuficientes y por tanto desconocedores en general de las nuevas tecnologías y carentes de recursos para la innovación. ¡A lo que aspirábamos la mayoría era al funcionariado! y los pocos que gracias a la casualidad o a sus esfuerzos personales (yo no me incluyo, Dios me libre) lograron un alto nivel de instrucción, hoy en día están diseminados por el mundo y son inútiles para los esfuerzos de recuperación.

    En fin, me gustaría mucho equivocarme, pero o hay una auténtica revolución, una autética catársis en todos los estratos de la nación, o España finalmente se convierte en una "sociedad vertebrada," o el futuro está muy negro.

    ResponderEliminar
  3. Más o menos entendí lo mismo que tú. Y también que nos aproximamos al vencimiento de la deuda. Los españoles pidieron a los bancos y los bancos a otros bancos extrangeros. Ahora hay que devolverselo y si no lo hacemos los que tienen el problema son ellos. El Euro se desploma, los americanos dejan de vender... la repanocha. !Que nos quiten lo bailao!Obreros con todoterreno y segunda vivienda. Y lo que hemos innovao en pinchos y cazuelitas. No veas, tío, vente pacá que esto está que no hay quien loguante.

    ResponderEliminar
  4. Tranqui, no hace falta irse pallá pa disfrutar de las innovaciones hispanas en pinchos y cazuelitas: cuando la Exposición de Aichi la caseta más famosa en gastronomía (todos los grandes cocineros habían aportado) era la de España. Eso sí, un alumno mío entró, le clavaron, volvió a la uni con el rabo entre las piernas y con su ejemplo nos remojamos las barbas los demás. No entramos ninguno. Me imagino que ahora, en la de Shanghai pasará tres cuartos de lo mismo. En fin...

    ResponderEliminar
  5. Después de leer el artículo del Prof. Velarde que nos recomendaste he tenido la curiosidad de buscar todos los suyos que aparecen en "La Tercera" sobre la crisis y me han parecido, junto a el blog de Jordi Sevilla la lectura más apropiada para comprender su naturaleza. Aquí los dejo

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total