jueves, 1 de noviembre de 2007

Señores clientes, por favor, en nuestras suites de superlujo, nada de sexo,

Has reservado una suite de superlujo que te ha costado más de diez mil euros. El servicio de habitaciones te trae el mejor champán, ostras frescas... Tú y tu pareja os acostáis y, cuando la cosa se empieza a poner interesante llaman a la puerta: "Lo siento, señores. cualquier actividad sexual por parte de los clientes está estrictamente prohibida." ¿Por qué? La solución, aquí, en The Times

1 comentario:

  1. Lo que no dice el artículo del periódico es si el onanismo discreto también está prohibido en el avión, sin meter mucho ruido, digo.

    Paco Muecas

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total