domingo, 25 de mayo de 2008

Я не панимаю па Русскии


En mi escuela franquista el maestro va y nos suelta: A lo mejor esos de Rusia no son tan malos como los pintan... Quizá al recuerdo de esa frase le deba mi pasión inmemorial por la tierra de Pushkin, y que ahora, en mi universidad, desempeñe tan feliz el papel de protector oficioso de las lectoras de ruso.

Este año nos ha tocado un especimen sin duda notable: practica el baile flamenco, es pianista más que mediocre y, para colmo, conoce las lenguas clásicas mejor que yo mismo. Ayer me ofrecí a llevarla a la sala de lectura de prensa. "No te molestes: no tengo ningún interés. En Moscú ni la leo ni tengo televisión".

Un fulano le hace siete niños a su hija. Tifón asesino en Birmania. El Madrid gana la liga. Boda íntima en la Casa Blanca. Noticias todas cuyo único propósito es echar mantos de olvido sobre el vacío, afirmarnos en la convicción de lo buenos que somos y de la suerte que tenemos de ser así; noticias que nos vampirizan el jugo de la vida. Oye, esta rusa ...


2 comentarios:

  1. Oye, a esta rusa no hay que perderla la pista. Tan joven y tan sabia. Casi cuesta creerlo. Quisiera, pero no puedo, creer en la perfección. Alguna arista espinosa...

    ResponderEliminar
  2. Pues no sé decirte; la conozco demasiado poco. Parece que los alumnos le han cogido cariño. Da la impresión de ser una mujer un poco nerviosa, pero puede ser, sencillamente, el descoloque natural que hemos tenido todos cuando hemos llegado la primera vez por aquí. Está estudiando japonés con un entusiasmo increíble: es una pena que sólo vaya a estar por aquí un año: creo que saldría con el oficio del idioma sin ningún problema. En fin: ya te iré contando

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total