lunes, 12 de mayo de 2008

Estroncio a mayores


El gran Paquito ha sido tan amable de hacerme la glosa. Pues no me ha quedado más remedio que enrojecer de envidia, porque así de graciosamente ha condensado todo mi pensamiento: "Zapatero va a dedicar sus desvelos a hacer que España sea más laica. Si cabe, diría yo.".

Qué habilidad la de la Sra. De la Vega y cia. para eludir ciertos enemigos (bifidilingüeros tetrabarrados nacidos de su propio seno, por ejemplo), y enfrentarse a otros, con mucho, más terribles: legiones de parias (los fumadores), de muertos (el bando Nacional) y, ahora, de una especie endémica: los curas. Las palabras de su discurso del otro día, traducidas al común, suenan así: "Se les va a acabar el cuento: que paguen los devotos." Pues se morirán de hambre y al final será lo mismo, porque habrá que subvencionarles o por parados o por indigentes. Mi bisabuela gozó de las mieles de veintidós embarazos porque era incapaz de desobedecer los mandados de la Iglesia. A las españolas de hoy les sucedería lo mismo, claro, sólo que, por cosa del estroncio y el berilio a mayores de la atmosfera, su fertilidad ha disminuido tanto que casi las hace baldías. Pero si lo sabe tol mundo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario


Entradas populares

Páginas vistas en total