martes, 22 de junio de 2010

El halcón admirable


A veinte minutos de donde ahora escribo, en una cajita humilde de aluminio, está guardada la materia más preciosa que jamás ha poseído el hombre: ninguna sustancia atesora mayor interés para la ciencia que el polvo de asteroide que la sonda Hayabusa nos ha traído hasta la tierra.

Es el viaje más largo con retorno que un objeto artificial hiciera nunca. Los Voyager y Pioneer están ya a horas luz de nuestra casa, pero nunca regresarán a ella.

Este periplo de ida y vuelta de Hayabusa es, para mí, una de las obras más maravillosas que la humanidad. ¡Y yo he contribuido a ella con mis yenes! Cuando vea la declaración de la renta pensaré un instante en esto: quizá me escueza un poco menos...


4 comentarios:

  1. Realmente que es bonito. Existe una versión con la misma banda sonora, pero con imágenes de películas contemporáneas, pero éste me parece mucho mejor.

    Toda la serie -que seguro que has visto- es extraordinaria y merece la pena ser revisualizada.

    By the way, me agrada muchísimo -y me halaga- el que estés de vuelta en el blog. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. No, la verdad es que no tengo ni idea de que serie estás hablando, si me das algún dato intentaré verla.

    ResponderEliminar
  3. La serie es Cosmos, de K. Sagan. También hay un libro del mismo título excelente. Voy a ver si la encuentro en internet y te la pongo.

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total