martes, 15 de junio de 2010

Huella de jamón de pata negra

Cuánta razón tiene el Presidente: Camões, Cervantes, Pessoa, Unamuno, Queiroz, todos ellos escribieron en ibérico; las grandes películas, la música de Portugal y España, los monumentos clásicos de ambos países, todo ello son obra de gente que sentía una cultura común, la ibérica.

¿Quién se asustará de que casi siempre en los artículos de los periódicos españoles o en la televisión aparezca, en este orden, España y Portugal? ¿Habrá alguien tan suspicaz que se sienta ofendido porque se miente a Felipe González antes que a Mario Soares, que esto le parezca una descortesía de difícil inteligencia? ¡Nunca! Si en el fondo los portugueses lo saben y lo entienden: esa gran cultura ibérica no es otra que la cultura común llamada por un nombre más piadoso que puedan aceptar nuestros habitantes de la España Occidental.

Y a comer jamón ibérico: eso sí que es cultura.


3 comentarios:

  1. Estuve en Portugal hace poco y, a decir verdad, en absoluto me sentí en el extranjero como cuando voy, por poner un ejemplo a la misma Francia. Portugal, más de lo mismo. Ya sabes a qué me refiero. Desde luego que sería fantástico que se fusionasen los dos engendros con consecuencia de poder prescindir de unos cuantos miles de políticos. Aunque viendo la fusión, que dicen fría, de las cajas de ahorro, me parece que lo de mandar a los sobrantes a casa no entra en la idiosincrasia del Ruedo Ibérico.

    ResponderEliminar
  2. Claro, portugueses, italianos y españoles somos gente con un sentimiento de la vida muy cercano: me imagino que será la herencia latina, los siglos de catolicismo y el ser sociedades en las que, al contrario de lo que sucede con los pueblos del norte, la vida social se hace en la calle y no de puertas para adentro.

    Ya sabes que a mí, mientras tengamos asegurados una buena educación, el sistema sanitario, las pensiones y la cultura -de verdad- para todos, me da igual que mi tierra esté dentro de España, Iberia, los Estados Unidos de Europa o la Confederación de Chorilandia; pero sé que es muy de insensatos el ir a Portugal como invitado y hablar de cultura ibérica: una mayoría de portugueses ven en esa expresión la marca del imperialismo hispano que tanto temen desde los años de su trabajada independencia. Si a eso le sumas la tonta descortesía de nombrar por sistema a los dos países como "España y Portugal" -ponerse a uno delante es una falta de educación: lo saben hasta los niños de seis años- entonces apaga y vámonos.

    Al presidente Rodríguez lo consideraba un incompetente: ahora sé que sobre todo es un ignorante. Un señor de León -o de Valladolid, me da lo mismo- no puede ignorar esto y si lo ignora debería tener el sentido común de asesorarse por gente que no lo hace. Fíjate por ejemplo en que el Rey, "un niño portugués", como él mismo se define, nunca cometerá un error tan tonto. Amén de que hablará un portugués perfecto: Rodríguez ni lo intenta.

    Se debe ir a Portugal hablando de la afinidad de las dos culturas, nunca de una cultura común, expresión que ellos sienten como un insulto. Además, cuando se está de invitado, uno siempre se sienta en el peor sitio: labor de tu anfitrión es el colocarte en el de honor, no tuya.

    ResponderEliminar
  3. Se me olvidaba: fíjate en la ilustración que acompaña la entrada. Se trata de una propuesta de bandera de la futura "Confederación Ibérica" hecha por un periódico español. Como no podía ser de otra manera los colores de España ocupan mayor espacio que los de Portugal...

    ResponderEliminar


Entradas populares

Páginas vistas en total